Una exposición de Fundación Telefónica

 

“El asombro es el efecto de la novedad sobre la ignorancia”.

Samuel Johnson

 

Harry Houdini (Budapest, 1874-Detroit, 1926) es uno de los ilusionistas más célebres de todos los tiempos. A través de su biografía puede trazarse la historia de la magia moderna y su evolución, desde las barracas de feria hasta el espectáculo de masas.

Cuando los teatros seguían anclados en la imaginería del siglo xix, Houdini puso en escena conceptos futuristas como la fuerza física, la velocidad, la tensión y el reto. Se sirvió de estrategias de comunicación propias de nuestro siglo y de todos los medios a su alcance, incluyendo la prensa, la publicidad, la radio y el cine, para hacer su imagen reconocible en el mundo entero. A diferencia de muchos colegas de profesión, nunca atribuyó un origen fantástico o místico a sus trucos y se empleó a fondo en estudiar y divulgar las bases racionales en las que se apoya la magia, tanto para desacreditar a sus competidores como para desenmascarar a quienes defendían la existencia de un mundo ultraterreno.

Aunque hoy en día la superstición es minoritaria, el poder de seducción de lo inexplicable se mantiene intacto. La magia perdura y puede ser considerada una ciencia que nos permite experimentar nuestras limitaciones, comprenderlas e incluso superarlas.

Pero es una ciencia extraña… Siempre regida por las leyes del asombro.